La policía defendió el proceso de identificación del hijo de Antonio Grimau

La equivocación en la fecha en que había sido visto por última vez y la destrucción de sus papilas dactilares fueron una trágica coincidencia que demoraron el reconocimiento del cuerpo de Lucas Rebolini Manso, hijo de los actores Antonio Grimau y Leonor Manso, que se hallaba como NN en la Morgue Judicial desde el 12 de febrero último.

Así lo explicó Ricardo Pedace, director de Medios de la Policía Federal, quien, además defendió los pasos que se siguieron durante la investigación por el paradero del joven músico.

“Hay dos formas de identificación a los cuales recurrió el fiscal. A través de los sistemas de la Policía Federal y a través del Renaper. Cuando Lucas ingresó en el hospital se realizó la primera toma de huellas dactilares. Una vez que se murió se tomó una nueva impresión para poder lograr una identificación, pero en ninguna de las dos oportunidades se reunieron las condiciones necesarias para la identificación”, indicó en diálogo con radio Continental.

Según indicó el uniformado, cuando la actriz Leonor Manso se presentó el 3 de marzo para hacer la denuncia por la desaparición de su hijo indicó que Lucas Rebolini Manso había sido visto por última vez el 22 de febrero.

“No lo había visto ella, sino que otras personas le habían dado esa fecha. Cuando el lunes empezó a circular la página con la información de su hijo, recién ahí aparece la primera foto facilitada por sus padres. Ninguno de los médicos que lo había tratado en el hospital Fernández lo reconoció”, agregó el uniformado.

Asimismo, manifestó que tras haber recibido la denuncia, la policía empezó la búsqueda entre las personas NN fallecidas después del 22 de febrero.

“Desde la Morgue nos indicaron que sólo tenían un NN que había fallecido el 10 de febrero, pero con una edad aparentemente similar a la de Rebolini Manso. Sólo allí pudimos identificar el cuerpo”, expresó.

Audio: declaraciones de Ricardo Pedace, director de Medios de la Policía Federal (Continental)

Según informaron fuentes policiales y judiciales, Rebolini Manso murió el 10 de febrero, como consecuencia de una intoxicación de cocaína y una neumopatía.

Cuatro días antes, efectivos de la comisaría 53a. lo habían trasladado al Hospital Fernández, luego de recibir una denuncia al 911 que indicaba que un hombre se encontraba haciendo disturbios en la esquina de Castex y Salguero. descompuesto y desorientado en la calle y lo trasladan

El portero de un edificio que presenció el episodio indicó, en diálogo con radio Continental, que vio a Rebolini “con dificultades para hablar, perdido y muy triste”.

“Estaba desnudo, me limité a hablarle. Se notaba que tenía algo más que una borrachera”, señaló.

El hombre de 36 años ingresó como NN a la morgue judicial el 12 de febrero. Cuando sus padres radicaron la denuncia policial por su desaparición, el 3 de marzo, ya llevaba 21 días muerto.

El velatorio de Lucas estaba previsto para esta mañana pero se postergó debido a la realización de una segunda autopsia del cadáver pedida por la familia de la víctima.

El cuerpo será velado en la sala de la Cochería Zuccotti ubicada en Córdoba y Thames, barrio porteño de Palermo.

Fuente: Diario La Nacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: